Columna de Opinión: ¿Y Para Cuando El Proceso De Paz Con La Fiscalía?

“No hay peor tiranía que la que se ejerce a la sombra de las leyes y bajo el calor de la justicia” – Montesquieu

Es claro que nuestro país quiere la paz, y hoy más que nunca gran parte de las víctimas de las Farc sienten que lo acordado en el punto quinto de la mesa de negociación los va a reparar a cabalidad, y da un referente de confianza al país que lo  acordado hasta el momento, cumple con los objetivos de una justicia transicional (verdad, justicia, reparación y compromiso de no repetición).

Aunque se firmase el acuerdo con las Farc, el país no encontraría la tan anhelada paz, ya que hay muchos problemas que afronta la sociedad colombiana, entre ellos la desacreditación y el miedo que miles de colombianos sentimos de ser objetivo judicial de la justicia, pues como dicen en los pasillos de la Fiscalía: “una orden de captura, no se le niega a nadie”.

El problema que afronta nuestro sistema judicial es alarmante, pues no se trata de cualquier delincuente haciendo de las suyas, se trata de delincuentes engalanados de autoridad ejerciendo “justicia”; donde ellos mismos han creado un cartel al mejor estilo de las mafias más grandes del mundo, que peor que las armas y drogas que acaban con vidas, estos liquidan en vida a un ser humano exterminando su buen nombre, honra y reputación.

Hoy en día, el ser blanco de fiscales corruptos y prevaricadores solo es cuestión de tiempo, solo basta con que a un fiscal le parezca que un determinado ciudadano “tenga rostro de delincuente”, esté en el lugar y momento equivocado o simplemente sea conocido en una determinada zona para que sea objetivo de un montaje. Las cifras de Colombianos víctimas de la Fiscalía son alarmantes, pues son cientos los inocentes que terminan condenados solo porque a un fiscal se le ocurre la grandiosa idea de mostrar resultados para recibir prebendas, ya sea un ascenso o un nombramiento en un alto cargo.

El desconocer esta problemática que afronta el país, es dejar de lado a los cientos de colombianos que son y han sido víctimas de la Fiscalía; pues con la llegada de Montealegre, la Fiscalía General de la Nación ha tenido durante su mandato  la imagen más negativa  de toda su historia, llegando al 50% tal como lo anunció la firma Gallup en el segundo semestre del año 2015; dicha mala imagen es producto del destape de los falsos testigos, los constantes montajes, los escándalos dentro de la misma institución y los cuestionados informes de Natalia Springer.

El país está cansado de estos fiscales y funcionarios verdugos. Hoy en día son muy pocos los colombianos que creen en la Fiscalía, pues el temor de ser víctima aumenta cada día con los repentinos anuncios de sus altos mandos, donde ante los medios anuncian “logros”, inclusive condenado personas solo por el hecho de ser capturadas y sin haber sido todavía vencidas en juicio. ¡Nos podría esperar algo peor!: ¿Qué tal  Eduardo Montealegre hiciera efectivo su sueño de ser presidente?

El pueblo colombiano clama un gesto de paz de la Fiscalía, ya sea erradicando los delincuentes que tienen dentro de la institución, la renuncia del Fiscal General o  generando investigaciones serias que terminen en condenas contra aquellos funcionarios que han participado en montajes, pues hasta el momento no existe en el país ni una condena contra  algún funcionario judicial que haya sido participe en un error judicial o montaje;  solamente hay condena contra solo 22 falsos testigos, de más de 3.000 investigaciones que adelanta la Unidad de Falsos Testigos.

Por  el bienestar del pueblo colombiano, es momento que el presidente Santos se reúna con Montealegre y lleguen a un acuerdo para alcanzar la paz y el país vuela a creer en la justicia, pues el eje central de una sociedad democrática como la nuestra, es la justicia, y es a través de ella como se logra conseguir la credibilidad en las instituciones.

Autor: Juan Camilo Sanclemente Zamora


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios:

Publicar un comentario