Cartagena Necesita y Merece Gobiernos Independientes, pero Incluyentes.

La problemática de Cartagena es tan grave y compleja que el nuevo Alcalde Distrital, tendrá la imperiosa necesidad de ser independiente, pero incluyente; con el fin de poder diseñar e implementar políticas públicas, reestructurar la administración y tomar decisiones cruciales que conduzcan a su efectiva superación; con el propósito de que se puedan empezar a evidenciar sin más dilación, los resultados esperados. Esto es explicable, porque el pueblo está al borde de la exasperación, por la escasa Inversión Social y Humana, que tradicionalmente se ha venido ejecutando. 

Es conveniente que el Alcalde Electo, Manuel Vicente Duque Vásquez, lidere durante su gobierno, en forma concertada con todas las Fuerzas Vivas del Distrito; la construcción, consolidación y cristalización de los principios Rectores de su Programa de Gobierno; sin exclusión de ningún sector; con el objetivo de que contribuyan con sus luces a redefinir y reorientar el rumbo de Cartagena, para adelantar un proceso de transformación de las costumbres políticas y administrativas, que obliguen a la búsqueda de soluciones sociales, económicas, culturales, ambientales e institucionales; que deberán plasmarse en el Plan de Desarrollo; como un desafío y compromiso de su Gestión Administrativa; con el fin de lograr el mejoramiento de la calidad de vida del pueblo pobre y vulnerable; para alcanzar la construcción de una sociedad equitativa, justa y digna. 

Como ya la campaña proselitista y las elecciones pasaron; consideramos que no debe haber; rencores ni resentimientos infundados. El momento es propicio para actuar prudente y coherentemente; dejando a un lado la intolerancia, el egoísmo, la desconfianza, los celos infundados, la indiferencia y el escepticismo; porque lo que está en juego son los destinos de nuestra ciudad. Urge enfrentar con buen criterio y con la máxima voluntad política y administrativa; la problemática que afecta a las comunidades; priorizando la lucha contra el flagelo del Desempleo, la Inseguridad Ciudadana, la crisis de calidad de la Salud y de la Educación Pública, los malos y caros Servicios Públicos Domiciliarios, la baja cobertura y calidad de Vivienda Digna, los problemas de Infraestructura Vial y de Movilidad Urbana, la crisis de Autoridad, la carencia de independencia mental, la concreción de los Macroproyectos, el retroceso del Proceso de Participación Ciudadana, la Ineficiencia e Ineficacia Administrativa, la Crisis de Convivencia y Valores Éticos, etc. 

Es indiscutible, que para la solución de estos problemas se requiere el concurso decidido de la ciudadanía, liderada y orientada por el Alcalde Distrital. Entonces, sin más retraso, es preciso aunar voluntades con todos los sectores dolientes y comprometidos en salvar a Cartagena. Para ello, se necesita dignificar el ejercicio de la política y el desempeño de los cargos públicos, procurando recuperar la credibilidad y liderazgo perdido, la confianza en nuestros gobernantes y en nuestras instituciones. 

Hay que enfrentar y solucionar los problemas vitales. Si no se hace, seguirán empeorando. Construyamos nuestro destino, cambiando de actitud interior, ya que las actitudes son las que construyen o destruyen el presente y porvenir de los pueblos. Comprobado está que mientras haya divorcio irreconciliable entre el accionar de los gobernantes con su clase dirigente, no se cristalizarán las Inversiones, Obras y Servicios que la ciudad demanda. Y si el Alcalde Distrital, no trabaja armónicamente con los Congresistas, con el Gobernador, con los Diputados, con los Concejales, con los Ediles, con la Dirigencia Cívica, Comunal y Popular, con los gremios, con la Academia, con los Medios de Comunicación, con los Maestros, con los Sindicatos, con los Pensionados y con todo el Pueblo. Lógicamente, respetando recíprocamente, los fueros de cada quien. Se le dificultaría muchísimo, sacar avante la Aprobación y Ejecución del Plan de Ordenamiento Territorial, el Plan de Desarrollo, el Presupuesto y el Plan Anual de Inversiones. Además, como los recursos presupuestales de carácter Distrital son insuficientes, es imprescindible complementarlos con recursos nacionales e internacionales. En consecuencia, la ciudadanía , espera que el Alcalde acierte en la selección de su Equipo de Gobierno; anteponiendo la capacidad, la idoneidad, la transparencia, la vocación de servicio, la honestidad y la voluntad política; antes que el amiguismo, las recomendaciones, el tráfico de influencias y el pago de favores políticos acordados en conciliábulos. 

Autor: Benjamín Maza Buelvas.
Para: NotiCartagena.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios:

Publicar un comentario