Columna de Opinión: Gran Compromiso Por Cartagena.

La transformación de las prácticas políticas y administrativas imperantes en Cartagena no es fácil, porque la influencia de los sectores políticos, de los financistas y contratistas se ha enquistado en la Administración Pública, lo cual incide significativamente en la toma de decisiones y en las acciones a todo nivel, pero es impostergable intentar el cambio que merece la ciudad y sus corregimientos.

El horizonte de Cartagena es sombrío. No obstante, existen amplias posibilidades de desarrollo, pero es imprescindible la plena disposición, la responsabilidad, la voluntad política y administrativa de toda la dirigencia cartagenera y en general de la sociedad civil de acertar, empezando por cristalizar un Gran Compromiso por Cartagena, para redefinir y reorientar el rumbo a seguir.

Ante la presente interinidad por la suspensión temporal del Alcalde Titular, Manolo Duque, el Alcalde encargado es responsable y está obligado a implementar las políticas públicas y los objetivos contemplados en el Plan de Desarrollo Distrital Primero la Gente y de la respectiva Localidad, en el Plan de Ordenamiento Territorial y en la misión y objetivos de los organismos y entidades; procurando la mayor efectividad e impacto para garantizar el ejercicio efectivo, progresivo y sostenible de los derechos humanos, individuales y colectivos, de su población.

Es fundamental la voluntad política y administrativa, la sensibilidad social y el verdadero compromiso del Alcalde y su Equipo Multidisciplinario de Gobierno. De ello hemos padecido mucho en Cartagena. Por eso, hay que tener alrededor, ideólogos y estrategas que lo asesoren bien, priorizando siempre el Talento Humano y el Bienestar Común.

Es esencial que el Alcalde Distrital; no se tuerza, no se elitice ni sea títere de ningún sector. En ese sentido, nuestros gobernantes y dirigentes políticos, deben reflexionar ya, saldando la deuda histórica social que tienen con la gente, sin olvidar jamás, que el monopolio del poder político y económico, es directamente proporcional al flagelo de la politiquería y a los abusos de la acostumbrada posición dominante.

Evidenciado está, que mientras no exista verdadera unión y sinergia entre el accionar de los gobernantes de Cartagena con su clase política, gremial, Cívica, Comunal, social, y en general; con las Fuerzas Vivas del Distrito; no se concretarán las Inversiones Sociales requeridas; que disminuyan considerablemente la Pobreza y la Exclusión Social imperante; lograr calidad de vida digna y decente y avanzar con firmeza hacia el desarrollo armónico y sostenible. Por lo que hay que rescatar el liderazgo y capacidad de gestión, para disputarse en el ámbito nacional el espacio ganado por el Centralismo asfixiante.

Se necesita lograr que el crecimiento económico y la ejecución de los Macroproyectos y Obras, sean incluyentes y se traduzcan en Inversión Social y Humana. Este es el reto del momento histórico que vivimos para actuar y no permitir que los mismos sigan haciendo lo mismo con las mismas vainas de siempre. Hay que anteponer la capacidad, la idoneidad, la honestidad, la transparencia, la vocación de servicio; antes que el amiguismo, la familiaridad, las recomendaciones, el tráfico de influencias y el pago de favores políticos acordados en conciliábulos.

Las Organizaciones Sociales de Cartagena; han venido solicitando espacios y empoderamiento en las instancias donde se toman las decisiones, dentro de la Administración Distrital, para también ser factor de solución de sus múltiples problemas y necesidades. Es inexcusable entonces, profundizar el Proceso de Descentralización y Participación Ciudadana; incrementar los recursos de Inversión Social, complementarlos con mayores ingresos provenientes del departamento, de la Nación y cooperación Internacional; para lograr el mejoramiento de la calidad de vida. Pero no basta conseguirlos, es imprescindible priorizarlos y aplicarlos en forma efectiva y transparente.

En ese sentido, un Gran Compromiso Político y Social por Cartagena, liderado por el Alcalde Distrital, en simbiosis con todos los sectores dolientes; en torno a la solución de las necesidades; requiere un cambio estructural, democrático e integral; que ataque la Desigualdad; reivindique la Democracia Participativa, la Equidad, la Inclusión y la Justicia Social en nuestro Distrito Especial.


Autor: Benjamín Maza Buelvas.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios:

Publicar un comentario