Columna de Opinión: Sexualidad Femenina: mente y cuerpo en sintonía

La mujer ha asumido el control de su vida, de su destino, manejo de sus placeres y satisfacciones, terrenales y espirituales,  para  no sólo ser amadas, sino deseadas,  y de esta manera disfrutar de las relaciones íntimas sin temores, con propiedad y un goce sexual sano.

La mujer de hoy ha logrado conquistar importantes espacios para su interacción. Su protagonismo social le ha permitido romper esquemas, dejar atrás varios mitos y creencias sobre su cuerpo, conducta y sentimientos. Lo femenino se ha abierto al mundo, la liberación proclamada y trabajada por muchas durante largos períodos en estos momentos es una realidad  de la cual disfrutan la mayoría de mujeres para la satisfacción de sus metas personales y profesionales.

El liderazgo femenino, sin duda alguna, en los campos y esferas políticas, sociales, culturales, deportivas, económicas, entre otras, le han dado palabra y autoridad, y de esta manera asumieron el control de  sus emociones, de sus proyectos, de su formación, de sus necesidades, adquirieron poder propio y lo saben aprovechar.

Y en el campo sexual, la mujer está construyendo, modelando, superando las limitaciones que por siglos le impusieron, tomando el  papel de trascendencia y manejo propio en torno a su cuerpo, apropiándose del mismo, siendo consecuentes con su accionar,  con sus deseos, necesidades y expectativas. Aunque Alexandra Pumarejo, directora de la Revista Nueva, afirma que “Creo en el sexo con amor”, otras visiones femeninas aseguran  que "El orgasmo femenino no solamente es cuestión del cuerpo sino de la mente (...) Tenemos que aprender a tocarnos, explorar nuestro cuerpo nosotras mismas", para descubrir el punto erógeno, como lo ha expresado la actriz colombiana Esperanza Gómez.

Para confirmar lo anterior,  experto como Daniel Puigvert, “para llegar al orgasmo, ella tiene que despejar la cabeza y desactivar el centro del miedo del cerebro. La fantasía sexual es una especie de ensoñación que permite al individuo escapar brevemente de la realidad, imaginando situaciones sexuales que nunca va a vivir o que le gustaría llevar a cabo en algún momento de su vida”.

El cuerpo femenino, aunque pareciera una redundancia, se puede, ahora sí, afirmar que es de las mujeres y ellas lo han aceptado y se han empoderado de su sexualidad, de su piel, de su vida, de su destino, de su inspiración, de la búsqueda de sus placeres y satisfacciones, terrenales y espirituales, descubren sus necesidades interiores, no sólo de ser amadas, sino deseadas, de disfrutar de las relaciones íntimas sin penas, sin temores, con propiedad, sin sumisión, con ideas, generadoras de cambios e innovaciones  más allá de la cama y por encima de las sábanas.

Por lo tanto, como lo plantea el filósofo francés Robert Rederke  en su libro ‘Egobody. La fábrica del hombre nuevo’,  “la sexualidad se ha transformado en una actividad marginal, deportiva, obligatoria, presente en todo, pero carente de misterio. Vivimos en una sociedad hipersexualizada, con cuerpos que se exhiben a diestra y siniestra, pero banales”, resulta fundamental que la mujer, liberada de los prejuicios ancestrales y los unilaterales deseos masculinos, asuma su nuevo papel llena de gozo por la vida, por sentirse fuerte y comprometida con su esencia.


Autor: Heber Zabaleta Parra
"Visión Afro"


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios:

Publicar un comentario