Guía de moda: ser pobre y vestir bien

Es un tema que ya muchos habrán escuchado y visto centenares de veces, bajo la promesa que puedes ser fabuloso y elegante con tan solo los elementos correctos y lucir como las estrellas de cine y tv.

El problema con este tipo de mensajes es lo poco realista que es y solo reafirma división social y económica.

Los autollamados expertos en moda o los detestables fashionistas patrocinados por cadenas de tienda con costos poco accesibles a los ciudadanos del común, solo engañan al público inocente que solo tienen la ilusión de verse y sentirse bien. El shoke de la realidad viene a 100kmh cuando al llegar a las tiendas notan la dificultad de realizar una simple compra, estas prendas tienden a tener precios altos y medianamente bajos cuando hacen descuentos, pero son ítems inalcanzables cuando tienes que pensar si compras ropa o comida.

Como suele ocurrir por impacto económico el público decepcionado recurre a mercados populares donde pueden comprar sin recibir un latigazo en la cartera, en estos lugares la oferta solo da pie a ropa fea, mal diseñada y confeccionada, telas baratas y de baja calidad, estampados infernales y cortes de las prendas hechas a la usanza sin cortes, costuras o un diseño pensado en favorecer al consumidor final, solo trozos de tela hechas para ser usadas y vendidas sin más.

Para la mayoría de los jóvenes dadas las circunstancias de la edad y de los entornos sociales el vestir bien es fundamental para poder formar parte de un entorno o grupo social.

A las mujeres se les exige explotar sus atributos físicos y al hombre se le impone poseer prendas de lujo y ropa de determinadas marcas para demostrar su éxito y solvencia. Nada más lejos de la realidad.

El tema de vestir bien o a la moda, no es solo una cuestión banal, el alma y el autoestima se nutren cuando físicamente nos vemos bien, cuando nos sentimos bonitos y atractivos, cuando nuestras penas pueden ser mitigadas al mirarnos al espejo y ver a un ser atractivo que puede comerse el mundo. Un objetivo poco viable cuando el sueldo, los problemas emocionales, económicos y familiares nos abollan.

Las mujeres son las que mas reconocen la importancia y el valor que tiene una tarde de compras, un cambio de look o hacerse un regalo de un objeto deseado como un bolso, zapatos o un vestido.

En Colombia particularmente, y geográficamente, sé que el ir de compras para una persona de presupuesto reducido o con un salario base es prácticamente imposible sin antes desbaratar el presupuesto para pagar la comida, los servicios (que particularmente aquí son excesivamente caros), impuestos hasta por tomar gaseosa y transporte.

Sin más, lo que para muchos puede ser un dolor de cabeza como el simplemente comprar una franela con un estampado bonito, sea de una celebridad o estampado animal, una franela unicolor talla única o un leggins con patrones de animales, debe ser una experiencia que haga resaltar lo mejor en ti.

Lo Escencial:
  • Siempre compra prendas de tu talla, ni una más grande o pequeña, si te enamoraste de un pantalón no uses la excusa que vas adelgazar o subir unos kilos y con eso lo podrás lucir. No pasará.
  • El precio, recorre todas las tiendas, pregunta precios. Es indispensable hacer un estudio del mercado y calcular donde es más económico, tal vez con esa pequeña investigación descubras algo más interesante. Siempre aparecen por arte de magia complementos o zapatos.
  • Es fundamental, así te parezca molesto o te de pena, probarte las prendas, es necesario que veas y sientas la ropa en tu cuerpo. ¿Sexy? ¿Elegante? Te favorece? ¿Se ve en ti igual como se ve en el maniquí? ¿Cómo te hace sentir? Recuerda que es un regalo para ti, hazlo con amor.
  • Las prendas básicas, si no quieres partirte la cabeza pensando que te favorece, cuál es tu tipo de cuerpo o qué colores usar. Ve a lo seguro un jean o pantalón de vestir color negro y otro azul (el clásico), franelas y camisas blanca o negra de acuerdo a tus gustos, o mejor ambos colores y así puedes variar, zapatos deportivos negros y un par blancos, y un saco o suéter color oscuro de tela semis ligera para cualquier ocasión.
  • Siempre recuerda buscar algo que te favorezca, colores que sientan agradables a tu piel si eres de piel muy clara los colores fuertes como los primarios y los colores oscuros te sentaran de maravilla. Si eres de piel oscura los colores pasteles y claros serán tus aliados perfectos para siempre lucir perfecto. Si eres trigueño agradece al cielo puedes usar cualquier color y en cualquier tono.
  • Los tipos de cuerpo, tema complicado, sea en una tienda de cadena o en el mercado popular, siempre, siempre usa la talla correcta. Es un consejo básico pero precisamente es la mejor manera de verte bien sin importar que tu cuerpo sea en forma de manzana, reloj, delgado o regordete. La talla correcta es la mejor manera de que tu cuerpo se vea bien.
  • Nada exagerado o demasiado sencillo. La idea de comprar barato no es para que te veas como un indigente o comprar todas las franelas de estampados y parecer un árbol de navidad.
  • Y lo más importante cuida la calidad de la tela, es una inversión así que trata que sean tejidos duraderos, amigables al cuerpo y que se ajuste al clima en que te encuentras.

Autor: Jesus Coello.
#DModaNotiCartagena
Twitter:@undia25
Instagram: Gisusonfire
Facebook: Jesús Coello
Correo: jacg2225@gmail.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios:

Publicar un comentario