Columna: ¡La sexualidad está en la cabeza!

¡La sexualidad está en la cabeza!



A propósito de la polémica por el proyecto de ley que castigaría a los hombres que paguen por sexo, éste tema  pasó de ser un tabú,  de charlas en horarios nocturnos, de generar chistes maliciosos en reuniones sociales, servir de pretextos para canciones de doble sentido, a convertirse  en una oportunidad de crecimiento personal y conocimiento entre las parejas.

Interrumpo estas páginas para conversar de un tema que a todos y todas, claro, nos interesa, pues despierta pasiones, controversias, tiene múltiples opiniones y siempre está presente en nuestras vidas: el sexo.

Aunque hasta hace algunos años era un tema tabú, que se abordaba en voz baja, con recriminaciones, se aplazaban las discusiones, se tocaba en horarios ‘súpernocturnos’ cuando los niños, jóvenes, adolescentes ya estuvieran durmiendo y no fueran a ser tentados por este tema pecaminoso como muchos calificaban cualquier situación relacionada con la sexualidad, la sensualidad, el  sexo, las relaciones íntimas de pareja, debido a los prejuicios  religiosos y familiares existentes hasta determinada época.

Sin embargo, dos valientes mujeres en la década de los 80s y 90s rompieron los paradigmas e ingresaron a los medios masivos de comunicación a hablar de sexo, sin tapujos  pero con responsabilidad. Fueron ellas Marta Lucia Palacio y Lucía Náder, quienes con un lenguaje ameno, educativo, directo, y algunas veces picantes, sin perder la seriedad del mismo, llevaron a los hogares colombianos un tema prohibitivo hasta entonces y que hoy se ha convertido en un asunto cotidiano no sólo en las casas, sino en las escuelas, lugares de trabajo, diálogos de amigos, compañeros y en los programas de radio, televisión y secciones en los medios impresos y digitales.

Por eso,  como lo señala en su libro ¿qué hago con el sexo?, la brasileña Flavia Dos Santos “para tener una vida sexual plena y satisfactoria hay que tener mucha creatividad y las personas que aman y quieren tener sexo la utilizan. La sexualidad no es sólo una cuestión de respuesta entre las piernas, la sexualidad está en la cabeza”.

Además, la sexóloga  anota que “la primera señal de distanciamiento entre una pareja es la falta de besos, porque deja de haber intimidad, expresión de amor, y después está la ausencia de palabras positivas, lo que conduce a que la admiración se acabe y hasta el sexo”.

En ese mismo sentido, la terapeuta sexual Carmen Larrazábal afirma que “la verdad es que no existe una cantidad específica de relaciones sexuales que una pareja debe tener para funcionar adecuadamente.  Muchas parejas sostienen relaciones sexuales esporádicas sin que consideren que su vida íntima está afectada”.

Por ello, de acuerdo con la experta Larrazábal, es necesario que cada pareja establezca sus propios patrones con respecto a la frecuencia de sus encuentros sexuales, ya que “las estadísticas señalan que la frecuencia sexual depende de la edad y del tiempo del vínculo entre la pareja”.

¿Y el deseo sexual femenino qué?

Ahora, siempre ha existido la creencia  que los hombres pensamos las 24 horas en sexo. ¿Y las mujeres? Según investigaciones recientes, el deseo sexual de una mujer no es el mismo durante todo el mes, siquiera es igual durante todo un día. Y es que para el portal sexología.net.,  las variaciones que sufre una misma mujer en su apetito sexual se deben al momento del período menstrual en que se encuentre.

Explican que en general, la libido alcanza su pico máximo en una mujer promediado el ciclo premenstrual, momento en que el humor cambia y la predisposición al sexo y a los orgasmos se ve incrementada de manera notable. Entre los días 5 y 10 del ciclo de una mujer es cuando el deseo es más alto y su excitación mucho más fácil y rápida de lograr.

Pero este comportamiento no es caprichoso, anotan los expertos, y responde a cambios hormonales que se generan en las mujeres, hablamos de la testosterona y estrógeno, las hormonas del sexo y la lujuria.

“La testosterona puede trabajar para alzar la libido y la energía sexual, mientras que el estrógeno agudiza los sentidos y hace de la mujer un ser mucho más sensible a olores y sabores que la conducen al sexo”, apunta el portal.

Por: Heber Zabaleta Parra















Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios:

Publicar un comentario