Columna: PALABRAS AL VIENTO

PALABRAS AL VIENTO


Se avecinan elecciones parlamentarias, y probablemente, atípicas en Cartagena por renuncia, destitución o revocatoria del personaje que 127.440 cartageneros escogieron como su alcalde.

Si para la próxima oportunidad de elegir vuelve la ciudad y el departamento a caer en los mismos errores, entonces habrán sido en vano, o como palabras al viento, todos los esfuerzos de los operadores de justicia y los entes de control para limpiar de indeseables a los que con engaños, deslealtad y delincuencia han alcanzado el favor popular para llegar a las respectivas primeras magistraturas de la ciudad y el departamento pero no para trabajar por la derrota de la injusticia social que históricamente nos afecta y nos avergüenza, sino para de manera indolente llenar sus bolsillos y el de sus compinches con los recursos de la inversión social, especialmente, los de la salud, educación y deporte, entre otros.

Si todo el desgreño y corruptela que de manera insidiosa ha venido ocurriendo en la administración de la ciudad y el departamento no ha servido para redireccionar el pensamiento para la escogencia de sus alcaldes, concejales, ediles, diputados y gobernadores, entonces, vano e inútil  habrá sido todo; y será como palabras que se llevó el viento.

Si los ciudadanos vuelven a votar  por concejales que se eligen con votos fraudulentos, con sabidos impedimentos, con dineros de la corrupción y  la delincuencia común, que se roban el dinero de los alimentos para los niños, que irrespetan el recinto dándose de puñetazos, que confeccionan irregulares resoluciones y reciben dineros sucios para elegir a una Contralora, a un Personero y aprobarle cuestionados proyectos al alcalde; y que al mejor estilo de la hija del magistrado Malo Fernández se despachan fraudulentamente y  constriñen la burocracia para sus  propios beneficios; entonces, todo habrá sido en vano y será como palabras al viento.

Si los ciudadanos vuelven a votar por alcaldes que de par en par le abran las puertas a la corrupción y a la criminalidad; despilfarren los recursos públicos en inconmensurables órdenes de prestación de servicios y presentan dizque macroproyectos para beneficio de la ciudad; entonces…todo lo denunciado y perseguido no habrá servido para nada y habrá sido como palabras al viento.

Si los cartageneros vuelven a elegir en su Localidades a ediles que en vez de procurar el bien y el progreso en su jurisdicción se dedican a las patrañas y al amañamiento para manipular los dineros del Fondo de Desarrollo Local y postular bajo la condición de prebendas a sus alcaldes locales, nada habrá valido y habrá sido como palabras al viento.

Si los bolivarenses se vuelven a equivocar eligiendo a gobernadores que desangran los recursos de la salud y la educación; que descaradamente imponen como Secretarios de Despacho a parientes y consanguíneos de parlamentarios, a ex convictos y a fracasados aspirantes que por ellos votaron; entonces, todo seguirá perdido…y habrá sido como palabras que se llevó el viento.

Finalmente, si las exhortaciones del Papa no logran cambios…entonces sus mensajes habrán sido como palabras al viento.

Por: Alvaro Morales













Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios:

Publicar un comentario