Luto en la Armada Nacional por muerte del Sargento Mayor Martin Perez Garces "Pepo"

Luto en la Armada Nacional por muerte del Sargento Mayor Martin Perez Garces "Pepo"



A través de un comunicado la armada lamento la muerte del Sargento Mayor "Pepo" y recordo sus pasos por el ente y sus logros

Comunicado: 

La Armada Nacional de Colombia se viste de luto, un profundo dolor embarga el corazón de todos los marinos por el fallecimiento en la tarde de ayer, sábado 23 de septiembre del Sargento Mayor de Infantería de Marina Martín Pérez Garcés, más conocido como “Pepo”, en la ciudad de Cartagena.

Hijo de Celso Antonio y María Hermilia, el sexto de 16 hermanos; Martín Pérez nació el 21 de noviembre de 1926 en la vereda la Fonda del municipio de Fredonia, Antioquia.

Siendo apenas un adolescente de 17 años, el 01 de mayo de 1945 decidió ingresar al Ejercito Nacional como Soldado del arma de Artillería y gracias a su buen desempeño fue propuesto y seleccionado para adelantar el curso de Suboficial.

En los grados de Cabo y Sargento Segundo, hizo parte de diferentes unidades del Ejército a lo largo y ancho del territorio Nacional tales como los Grupos de Artillería Palacé y San Mateo No. 6, la Escuela de Artillería, el Batallón de Artillería Antiaéreo, la Escuela Motorizada y el Batallón de Artillería No. 5 Galán, en donde desempeño diferentes misiones de orden público.

Ostentando este último grado, fue seleccionado para la misión más importante de su vida y de la cual se sintió muy orgulloso, integrar el cuarto batallón Colombia, que combatió en la Guerra de Corea.

En Corea comandó el pelotón de ametralladoras .30 durante 11 meses, permaneciendo siempre en la línea de combate hasta la firma del armisticio. Cuando regresó a Colombia acompañando los cuerpos de los Soldados caídos en acción fue recibido por el señor General Gustavo Rojas Pinilla, Presidente de la República de la época.

A su regreso, en el año de 1958 fue enviado al Batallón de Leticia – Amazonas, unidad que por resolución presidencial fue designada para prestar sus servicios a la Armada Nacional y por esta razón “Pepo”, en el grado de Sargento Viceprimero, decidió cambiar su uniforme del Ejército Nacional por el de la Infantería de Marina.

Su primera unidad en la Infantería de Marina fue Puerto Leguízamo, en donde se desempeñó como comandante de un Pelotón y posteriormente fue nombrado Segundo comandante del Centro de Instrucción de Infantería de Marina en la Tagua, Putumayo, en donde permaneció por espacio de tres años.  Después fue traslado a Puerto Leguízamo nuevamente y de allí a Buenaventura.  Ya en el año 1964 fue destinado a la Agrupación Anfibia del Atlántico en donde ocupó diferentes cargos.

En 1965 obtuvo el grado de Sargento Mayor de Infantería de Marina, siendo asignado como comandante de la Compañía de Seguridad de la Base Naval ARC “Bolívar”, y posteriormente como asesor de Comando.  Allí realizó diferentes actividades de carácter institucional, especialmente la de arborizar las instalaciones de la Base, sembrando un árbol por cada uno de los fallecidos en acción de guerra.

Son muchos los logros y distinciones obtenidos en su larga carrera militar, pues además de ser Alcalde Militar del municipio del Hato, Santander, se hizo merecedor de las medallas de 15, 20, 25 y 30 años de servicio, y las condecoraciones Almirante Padilla en el grado de caballero, Antonio Nariño, Servicios distinguidos a la Infantería de Marina, campaña de Corea y Orden de Boyacá en los grados de Compañero y Caballero.  En Julio de 1997, por disposición de la Escuela de Naval de Suboficiales, se le otorgó el titulo honoris causa de Tecnología Naval en Administración Marítima.

El 16 de junio de 2010 en ceremonia presidida por el Comandante General de las Fuerzas Militares, se le otorgó la Medalla de los 40 años de servicio, la cual se impuso por primera vez a un personal militar de la Armada Nacional.

“El coleccionista de recuerdos”, como se le conocía, fue un hombre íntegro, ejemplo para varias generaciones de la Armada Nacional y un héroe de guerra; amante de la arborización y la ecología, rodeado de un sinfín de recortes de prensa, fotografías y documentos que desde que ingresó a hacer parte de la Infantería de Marina y principalmente desde que llegó a Cartagena, fue coleccionando con tan suma precisión y detalle hasta llegar a conformar el famoso Museo Histórico de Pepo, donde coleccionó  momentos importantes, escenas muy humanas tales como niños en contacto con la naturaleza, visitas de personajes ilustres reconocidos mundialmente, como las del Papa Juan Pablo II y otras tantas fotos de grandes líderes políticos, civiles y militares que han construido la historia de Colombia.

Hoy la Armada Nacional despide a uno de sus más queridos hijos, que dedicó más de 70 de sus 91 años a la Institución a la que amó con lo más profundo de su ser y de su espíritu militar.

Buen viento y buena mar querido y recordado “Pepo”, gracias por tanta historia, por el ejemplo y por el infinito amor por Colombia.

PAZ EN SU TUMBA.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios:

Publicar un comentario